Arenna – Demo (2007)

Arenna -  Demo (2007) Cover

1. Pilgrimage
2. The Other Side
3. The Experience
4. Tonight
5. Does Anyone Wish?
6. Yeah Man!

Telarañas y todo me he encontrado al tratar de volver a postear algo en el que sin duda es el más interesante de mis blogs. ¡Qué vergüenza! Pero bien dice el refrán que más vale tarde que nunca, así que casi rozando el nunca he venido para compartir otro de mis nuevos descubrimientos.

El disco de hoy es obra de otro grupo nacional de reciente descubrimiento por mi parte gracias a Diego, que se acerca mucho más a esa increíble comunidad que es Jamendo y que difunde con pasmosa facilidad la música creada por miles de personas y grupos, gracias a este gran invento que es la red de redes (en contra de los pensamientos de quien ya sabemos).

Y ahí, sin comerlo ni beberlo, nos encontramos con este grupo llamado Arenna, naturales de Vitoria-Gasteiz y que empezaron sus andanzas en el año 2005. No hay mucha información al respecto, pero parece que Txus (voz), Javi (bajo), Kike (guitarra), Rober (guitarra) y Guille (batería), se unen en esta formación proviniendo desde bandas de estilos muy distintos y acaban creando un estilo propio. He visto por la red que mucha gente los incluye dentro del stoner, y aunque ellos mismos se declaran simplemente amantes de los riffs pesados, a mi me parece que desprenden un poco de ambas y un bastante de algo que no sabría bien definir, pero que les aporta un toque especial.

Su único lanzamiento es la demo que presento hoy, que fue grabada en 2006, según ellos mismos con pocos medios y muchas ganas. Y desde luego las ganas se notan, y han hecho que estos 6 temas te dejen tan buen sabor de boca, que finalmente se queden cortos y tengas que poner la demo un par de veces para tener una sensación plena. Riffs contundentes, sí, pero con estilo, sin abusar de estructuras requetemanidas pero con sencillez y toda la frescura que se le puede sacar a este tipo de música, bastante más cercano a la sequedad del desierto.
Y es que, hasta hace un par de años yo pensaba que en España no había grupos que merecieran la pena y últimamente me estoy llevando unos buenos collejones, y con razón, porque rascando un poco la superficie, puedes encontrar pequeños regalos como este, que enriquecen el panorama mainstream, casposo a más no poder.
Os animo a que os bajéis la demo, que está disponible aquí, le déis un repaso y suscribais o refuteis mi humilde opinión con vuestros comentarios. Y si sois perezosos y no queréis poneros ahora a bajar pues podéis pasaros por su Myspace, o escuchar ahora mismo el primer tema de la demo, “Pilgrimage”:

Rory Gallagher – Irish Tour ’74

Rory Gallagher - Irish Tour '74 Cover

1. Cradle Rock
2. I Wonder Who
3. Tatto’d Lady
4. Too Much Alcohol
5. As The Crow Flies
6. A Million Miles Away
7. Walk On Hot Coals
8. Who’s That Coming
9. Back On My Stompin’ Ground (After Hours)
10. Maritime

El descubrimiento de hoy no es muy reciente en ninguno de los sentidos. Primero, porque el disco del que estamos hablando salió a la venta hace nada menos que 34 años, y segundo, porque, a diferencia de lo sucedido en otras reseñas anteriores, descubrí el disco y a su autor hace ya algún tiempo. Sin embargo, no podía dejar de hablar del que seguramente sea uno de los más grandes guitarristas de blues-rock, el irlandés Rory Gallagher.

Gallagher nació en Ballyshannon (Irlanda) en 1948, pero creció en la ciudad de Cork. Comenzó tocando en una orquesta llamada Fontana Show Band (que luego pasaría a llamarse Impact), pero en 1966 abandonó el grupo para formar otra banda. Aunque por aquél entonces tenía 17 años, ya era un auténtico virtuoso de la guitarra, siendo además de formación autodidacta. De hecho, con sólo 9 años ya tocaba en algunos locales del ayuntamiento y en las fiestas del colegio.

El grupo que formó entonces fue el fabuloso power-trío llamado Taste. Junto a Eric Kitteringham y Norman Damery, los otros dos miembros de Taste, Gallagher cosechó un gran éxito, sacando dos formidables discos y girando por toda Europa.

Pero en 1970 finalizó la andadura de este grupo, cuya última actuación quedó recogida en el disco “Live At The Isle Of Wight”. A partir de entonces, Rory comenzó a realizar giras con su nombre, rodeado de músicos como Gerry McAvoy, Wilgar Campbel, Rod De’Ath, Ted McKenna y otros.

Al comienzo de esta etapa de su carrera está enmarcado este “Irish Tour ’74”, grabado en 3 conciertos en Belfast, Dublín y Cork. Antes de esta grabación, ya había sacado tres discos en solitario (“Rory Gallagher”, “Deuce” y “Tattoo”), además de un directo en 1972. Pero en lo que muchos criticos coinciden es en que “Irish Tour ’74” es uno de los mejores directos de todos los tiempos. Desde luego, es, como mínimo, un disco que deja huella tras su escucha.

El disco comienza con la presentación: “And now, Ladies & Gentlemen, Rory Gallagher”, y, acto seguido comienza a sonar la guitarra de “Cradle Rock”, un blues-Rock acelerado y poderoso, que engancha desde el principio. A partir de aquí, se van sucediendo las canciones, donde destaca siempre la personalidad que Gallagher imprime en su forma de tocar la guitarra, y que, van desde el blues más tradicional (según algunos, se nota una importante influencia de Muddy Waters en algunas de las composiciones de este disco) hasta terrenos más rockeros.

Algunas de las canciones, como “Tatto’d Lady” o “A Million Miles Away”, son, en mi opinión, obras maestras, que se quedarán siempre grabadas en la memoria una vez las escuches. Pero lo que tienen en común todas las canciones de este disco es que muestran la contagiosa energía que desprendía Rory Gallagher en directo, el terreno donde al parecer más cómodo se sentía.

Después de este impresionante directo, y aunque su etapa más fértil sería la década de los 70, Rory Gallagher aún tendría mucho que decir musicalmente, y seguiría sacando discos hasta 1990, y haciendo giras hasta 1995, año en el que moriría trágicamente, a consecuencia de sus excesos con el alcohol y los tranquilizantes. Antes de morir, se le intentó realizar un transplante de hígado, pero debido a complicaciones postoperatorias, cayó en un coma del que ya nunca despertaría. el 14 de junio de 1995 fue desconectado de la máquina que le mantenía con vida, falleciendo así uno de las más importantes figuras del blues y del rock, influencia para muchos otros importantes músicos.

Seguro que muchos ya conocíais a Rory Gallagher, pero, para los que no hayais tenido la oportunidad y el placer de escucharlo, os sugiero que comenceis a descubrirle con este directo, que pasará casi seguro a ser uno de vuestros discos favoritos.

Escucha “A Million Miles Away”:

Amon Ra – Slaves to the Moon

Amon Ra - Slaves to The Moon Cover

1. Caucasian Rock
2. Bad Fun
3. Slaves to The Moon Theme
4. Betrayed
5. River of Mud
6. Gypsy Wizard
7. West of Eden
8. Band Plays On
9. Timothy
10. Prometeus

¡Ey! ¿Dónde estoy? ¿Qué ha pasado? ¿De verdad llevo meses sin actualizar el blog? ¡No puede ser! En fin, en cualquier caso aquí estoy para remediarlo, así que vamos a ello.

El disco de hoy, es uno de la larga lista de sorpresas que me he llevado en este lapso de tiempo apartada del teclado, que no de los auriculares. Y es que he descubierto que en este país aún existen grupos que apuntan buenas maneras, hacen música de verdad y además de una calidad bastante respetable. Uno de estos grupos y no el último que reseñaré, son Amon Ra.

Este grupo nace en Asturias allá por el año 2003, formado por tres muchachos cuyos nombres (artísticos supongo) son Manfred (voces y bajo), Daddy (coros y guitarra) y Little Thunder (coros y batería). Tras algunas maquetas y un primer debut, acaban publicando ‘Slaves to the Moon’, que suena fantásticamente bien y entra de principio a fin, quizá por la razón de que, como ellos mismos dicen, sus esquemas compositivos son muy sencillos. Y es que estos chicos de Oviedo, como ya hicieran otras grandes bandas en la historia del rock, no buscan complejas melodías, cambios rebuscados o acordes imposibles, sin embargo sus riffs son tan efectivos que no es difícil que el disco se te pase volando sin darte ni cuenta de lo que ha sucedido y tengas que ponerlo otra vez para saciar tus ganas de más Amon Ra.

Quizá heredado de esas grandes bandas de rock es su sonido, que tiene algo de psicodélico, algo de british heavy metal, algo de 70’s, algo de stoner (si es que el stoner es algo que se pueda definir realmente) y algo suyo que no sabría muy bien definir, pero que sin duda hace que al menos se merezcan una escucha, si no más de una.

Si hay algo del disco que quizá puede no gustar a todo el mundo es la producción. Para los amantes del buen sonido 70’s, algo de eso hay, ya que el sonido no es ni mucho menos pulido y si con bastante punto crudete, aunque claro, los instrumentos y el formato suenan del año que son. Si buscáis perfección, no la váis a encontrar, aunque tiene puntos realmente buenos, como en el tema “West of Eden” con esos teclados, y esos cambios que a todos nos hacen soñar con los Doors o con Booker T. & the Mg’s (sin llegar a su genialidad, claro está), o “Band Plays On” con un sonido Motörhead que tira para atrás. Todo suena sin embargo muy natural, parece que cada acorde es la evolución acertada del anterior, y las distintas secciones de las canciones no son de esas que parecen metidas con calzador, sino que, como piezas de Lego (y de eso una sabe bastante) encajan a la perfección.

En definitiva, podéis pasaros por su mySpace para tener un pequeño anticipo, pero sin duda, yo os recomiendo pegarle una escucha al disco, y si os mola, compradlo leche, ¡que no todo va a ser bajar y bajar, piratillas!

Escucha “Slaves To The Moon Theme”: