Thee Hypnotics – The Very Crystal Speed Machine

Thee Hypnotics - The Very Crystal Speed Machine Cover
1. Keep Rollin’ On
2. Heavy Liquid
3. Phil’s Drum Acropolis
4. Goodbye
5. If The Good Lord Loves Ya
6. Ray’s Baudelaire
7. Caroline Inside Out
8. Tie It Up
9. Down In The Hole
10. Peasant Song
11. Fragile
12. Look What You’ve Done
13. Broken Morning Has

Bueno, de nuevo pospongo el post que tenía preparado, debido a que he perdido toda la información que estaba lista para publicar, así que en vez de rehacerla, he decidido cambiar de aires mientras la busco.

Para ello he elegido este disco que no es que haya descubierto ahora, ya que lleva algunos años conmigo, pero hace poco que lo rescaté, y me apetecía compartirlo, ya que pienso (puede que esté equivocada, ojo) que este grupo y por ende este disco han pasado en general bastante inadvertidos para el público, sobre todo de esta zona de Europa.

Thee Hypnotics fueron un cuarteto que salió a finales de los 80 de High Wycombe, una pequeña ciudad del noroeste de Londres, con ganas de darle un repasito a algunos clásicos de toda la vida como Cream o Jimi Hendrix, salpimentando con su gusto por los Rolling Stones y sin dejar de introducir algunos toques de MC5 o The Stooges.

La formación original estaba compuesta por Jame Jones (voz), Ray Hanson (guitarra), Mark Thomson (batería) y Will Pepper (bajo) y se convirtieron en los favoritos de la prensa musical británica con sus primer single de 1989 ‘Justice in Freedom’, de 9 minutazos, que supuso según los periodistas de la época “una vuelta a los primeros días del Metal Inglés”.

Entre ese primer single, recogido junto con otros cuatro temas en un EP titulado ‘Live’r Than God!’ y el disco que protagoniza el post de hoy, pasaron 5 años y numerosos gajes del oficio del rock, como drogas y sustituciones, entre otros. Así que ya en el año 1994 nos encontramos con un nuevo batería, Phil Smith, un productor como Chris Robinson (cantante de los Black Crowes), la guitarra siempre increíble de Marc Ford y los teclados de Eddie Harsch, también de los Crowes.

Es destacablemente irónico que a pesar de trabajar para este disco en un estudio de California y con un buen puñado de americanos, los expertos en la materia afirmen que su sonido se acerca mucho más al sonido puramente inglés de los Led Zeppelin o los Stones de finales de los 60, que en cualquiera de sus anteriores trabajos, y que además, fuese el broche final de la carrera de este grupo (aunque no de la carrera musical de sus miembros, ya que por ejemplo Jame Jones fue cantante de Black Moses y actualmente de The Jim Jones Revue).

Desconocido para el gran público aunque enormemente recomendable, solo el estupendo comienzo con ‘Keep Rollin’ On’ y su guitarreo zeppeliano, ya merece la pena como para darle una oportunidad. Tampoco se quedan atrás los otros 12 temas de lo más variopinto, pero que no pierden ni un ápice de calidad y que te hacen viajar en el tiempo unos cuantos años. Para aquellos que nacimos con dos décadas de retraso, tiene su encanto, de verdad.

Escucha “Keep Rollin’ On”:

Fantômas – Suspended Animation

fantomas - suspended animation

1. 04/01/05 Friday
2. 04/02/05 Saturday
3. 04/03/05 Sunday
4. 04/04/05 Monday
5. 04/05/05 Tuesday
6. 04/06/05 Wednesday
7. 04/07/05 Thursday
8. 04/08/05 Friday
9. 04/09/05 Saturday
10. 04/10/05 Sunday
11. 04/11/05 Monday
12. 04/12/05 Tuesday
13. 04/13/05 Wednesday
14. 04/14/05 Thursday
15. 04/15/05 Friday
16. 04/16/05 Saturday
17. 04/17/05 Sunday
18. 04/18/05 Monday
19. 04/19/05 Tuesday
20. 04/20/05 Wednesday
21. 04/21/05 Thursday
22. 04/22/05 Friday
23. 04/23/05 Saturday
24. 04/24/05 Sunday
25. 04/25/05 Monday
26. 04/26/05 Tuesday
27. 04/27/05 Wednesday
28. 04/28/05 Thursday
29. 04/29/05 Friday
30. 04/30/05 Saturday

El grupo del que voy a hablar hoy es realmente dificil de clasificar. De hecho, el adjetivo que a mi entender mejor califica este disco es sorprendente. Estamos hablando del último álbum hasta el momento de Fantômas, el proyecto en el que se
embarcó hace ya unos años Mike Patton (ex-Faith No More). Junto a él forman el grupo el bajista Trevor Dunn (Mr. Bungle), el guitarrista Buzz Osbourne (Melvins) y, en la batería Dave Lombardo (Slayer), y se trata de un disco altamente experimental, con un estilo que el propio Patton ha dado en llamar “Cartoon Music”.

Pero, ¿Qué es la “Cartoon Music”?. Pues básicamente consiste en una serie de rápidos cambios de ritmo y de melodías, de forma absolutamente caótica, acompañados de una serie de ruidos y sonidos propios de la animación o los videojuegos. Patton no emite un sólo sónido coherente por su boca en lo que dura el álbum, sino que emite muchos de estos ruídos de los que hablaba antes. No hay letras en ninguna de las canciones, y es dificil determinar su estructura, si es que tienen alguna.

Otro aspecto que también llama mucho la atención de este disco es el nombre de las canciones. Como podeis ver allí arriba, hay 30 canciones, y cada una de ellas corresponde a un día del mes de abril. Son en general canciones cortas
(entre 30 segundos y 3 minutos, siendo la mayoría de poco más de 1 minuto) que se suceden rápidamente, casi sin dar tiempo a asimilarlas. No es la primera vez que este extraño grupo “juega” con la estructura de sus álbumes. De hecho, su
anterior disco Delirium Corda estaba compuesto de una única canción que intentaba transmitir las sensaciones de una operación sin anestesia, y su primer compacto nombraba las canciones como si las páginas de un cómic se tratase.

Creo que ha quedado bastante claro ya, que estamos ante una propuesta musical muy arriesgada. Es, en mi opinión, dificil de escuchar, ya que todos esos cambios de ritmo y esos ruidos hacen que concentrarse en cualquier otra cosa mientras escuchas este disco sea tarea imposible. Uno debe permanecer atento a cada matíz de este experimento musical para poder llegar a comprender minimamente el sentido de esta rareza.

Desde luego, no es un disco para todos los oídos, pero si se quiere probar a escuchar cosas nuevas y sorprendentes, merece al menos una escucha. A muchos no les gustará, y a la mayoría les parecerá demasiado experimental para escucharlo frecuentemente (a mi entre ellos, no lo voy a negar), pero hay que reconocer la calidad y el inconformismo musical de estos cuantro músicos, que, partiendo de sus raices cercanas al metal, han sabido crear algo totalmente distinto.

Escucha “04-02-05 Saturday”:

Down – Over the Under

Bueno, a pesar de que tenía planeado un post con otro artista, la consumada adquisición de este, el último de los Down, por mi parte, me ha obligado a hacer un comentario al respecto:

Down - Over The Under cover
1. Three Suns and one Star
2. The Path
3. N.O.D.
4. I Scream
5. On March the Saints
6. Never Try
7. Mourn
8. Beneath the Tides
9. His Majesty the Desert
10. Pillamyd
11. In the Thrall of it All
12. Nothing in Return (Walk Away)

Estos 12 temazos, más un bonus track, titulado Invest in Fear comprenden lo nuevo de estos chicos que con tres discos (vamos y con el primero) han conseguido robarme el corazón y que me postre ante ellos por las cosas que me remueven internamente.

Down son una banda que surgió como la alternativa de sus integrantes a sus respectivas bandas principales: Phil Anselmo, ex-vocalista de Pantera, que tenía a sus Superjoint Ritual; Peeper Keenan, vocalista y guitarrista de Corrosion of Conformity; Kirk Windstein, que aportaba voces y guitarra a Crowbar; Rex Brown ex-bajista de Pantera que colaboraba esporádicamente en varios proyectos; y Jimmy Bower, que colaboraba en Crowbar con la batería y con la guitarra en Superjoint Ritual y Eyehategod.Su primer disco, NOLA (1995, Elektra Records) ya era más que una declaración de intenciones y el segundo A Bustle in your Hedgerow(2002, Elektra Records) nos confirmaba lo que ya sabíamos: que Down tenían mucho que ofrecernos.
Sin embargo, hasta este tercer disco, y como los propios músicos han confesado, Down no era la prioridad de todos ellos, y eso, señores, se nota.Dureza y contundencia de guitarras se mezcla inusitadamente bien con los tintes sureños propios de esta banda de Nueva Orleans, que responde al desastre sufrido por su ciudad natal debido al paso del huracán Katrina en 2005, con un montón de buenos riffs y estrofas, y como siempre, con las crípticas letras de Anselmo.

Sin embargo no faltan toques doom e incluso psicodélicos si me apuras, como por ejemplo en Nothing in Return (Walk Away), una de las canciones que más me ha llamado la atención del disco. No falta un tema dedicado al desastre On March the Saints e incluso uno inspirado en la muerte de Dimebag Darrel, compañero de fatigas en Pantera de Phil, que se traduce en Mourn.

El grupo está pletórico durante todo el disco, Anselmo canta mejor que nunca, y es quizá eso lo que hace que me bailen mariposas en el estómago durante los trece temas. No tengo remedio, un buen cantante siempre hace que se me salga el corazón del pecho cuando lo oigo.

No se que más decir salvo que si aún no conocéis a este magnífico grupo, o no habéis tenido la oportunidad de escuchar su último trabajo…¡que hacéis leyendo esta asquerosidad de post en lugar de buscando la manera de hacerlo!

Yo no he podido resistirlo, y ya ocupa un lugar en mi estantería…

Escucha “On March The Saints”: