Rory Gallagher – Irish Tour ’74

Rory Gallagher - Irish Tour '74 Cover

1. Cradle Rock
2. I Wonder Who
3. Tatto’d Lady
4. Too Much Alcohol
5. As The Crow Flies
6. A Million Miles Away
7. Walk On Hot Coals
8. Who’s That Coming
9. Back On My Stompin’ Ground (After Hours)
10. Maritime

El descubrimiento de hoy no es muy reciente en ninguno de los sentidos. Primero, porque el disco del que estamos hablando salió a la venta hace nada menos que 34 años, y segundo, porque, a diferencia de lo sucedido en otras reseñas anteriores, descubrí el disco y a su autor hace ya algún tiempo. Sin embargo, no podía dejar de hablar del que seguramente sea uno de los más grandes guitarristas de blues-rock, el irlandés Rory Gallagher.

Gallagher nació en Ballyshannon (Irlanda) en 1948, pero creció en la ciudad de Cork. Comenzó tocando en una orquesta llamada Fontana Show Band (que luego pasaría a llamarse Impact), pero en 1966 abandonó el grupo para formar otra banda. Aunque por aquél entonces tenía 17 años, ya era un auténtico virtuoso de la guitarra, siendo además de formación autodidacta. De hecho, con sólo 9 años ya tocaba en algunos locales del ayuntamiento y en las fiestas del colegio.

El grupo que formó entonces fue el fabuloso power-trío llamado Taste. Junto a Eric Kitteringham y Norman Damery, los otros dos miembros de Taste, Gallagher cosechó un gran éxito, sacando dos formidables discos y girando por toda Europa.

Pero en 1970 finalizó la andadura de este grupo, cuya última actuación quedó recogida en el disco “Live At The Isle Of Wight”. A partir de entonces, Rory comenzó a realizar giras con su nombre, rodeado de músicos como Gerry McAvoy, Wilgar Campbel, Rod De’Ath, Ted McKenna y otros.

Al comienzo de esta etapa de su carrera está enmarcado este “Irish Tour ’74”, grabado en 3 conciertos en Belfast, Dublín y Cork. Antes de esta grabación, ya había sacado tres discos en solitario (“Rory Gallagher”, “Deuce” y “Tattoo”), además de un directo en 1972. Pero en lo que muchos criticos coinciden es en que “Irish Tour ’74” es uno de los mejores directos de todos los tiempos. Desde luego, es, como mínimo, un disco que deja huella tras su escucha.

El disco comienza con la presentación: “And now, Ladies & Gentlemen, Rory Gallagher”, y, acto seguido comienza a sonar la guitarra de “Cradle Rock”, un blues-Rock acelerado y poderoso, que engancha desde el principio. A partir de aquí, se van sucediendo las canciones, donde destaca siempre la personalidad que Gallagher imprime en su forma de tocar la guitarra, y que, van desde el blues más tradicional (según algunos, se nota una importante influencia de Muddy Waters en algunas de las composiciones de este disco) hasta terrenos más rockeros.

Algunas de las canciones, como “Tatto’d Lady” o “A Million Miles Away”, son, en mi opinión, obras maestras, que se quedarán siempre grabadas en la memoria una vez las escuches. Pero lo que tienen en común todas las canciones de este disco es que muestran la contagiosa energía que desprendía Rory Gallagher en directo, el terreno donde al parecer más cómodo se sentía.

Después de este impresionante directo, y aunque su etapa más fértil sería la década de los 70, Rory Gallagher aún tendría mucho que decir musicalmente, y seguiría sacando discos hasta 1990, y haciendo giras hasta 1995, año en el que moriría trágicamente, a consecuencia de sus excesos con el alcohol y los tranquilizantes. Antes de morir, se le intentó realizar un transplante de hígado, pero debido a complicaciones postoperatorias, cayó en un coma del que ya nunca despertaría. el 14 de junio de 1995 fue desconectado de la máquina que le mantenía con vida, falleciendo así uno de las más importantes figuras del blues y del rock, influencia para muchos otros importantes músicos.

Seguro que muchos ya conocíais a Rory Gallagher, pero, para los que no hayais tenido la oportunidad y el placer de escucharlo, os sugiero que comenceis a descubrirle con este directo, que pasará casi seguro a ser uno de vuestros discos favoritos.

Escucha “A Million Miles Away”:

Anuncios

Five Horse Johnson – Fat Black Pussy Cat

Fat Black Pussycat Cover

1. Lightning When I Need
2. Fly Back Home
3. So Low
4. She Don’t Know
5. Sermons In The Yard
6. Say We Can
7. Bleachin’ Bones
8. Climb Right Through
9. I Cried
10. Dead Language

Ahora que dispongo de un poco de tiempo aprovecho para actualizar el blog con este disco que descubrí hace unos meses y que me dejó una estupenda sensación, tanto es así que ya tiene entrada en este blog de “música selecta”.

Five Horse Johnson se forman en 1995 en… ¿Toledo? Sí, pero no el de aquí, sino el de Ohio, a unos cuantos miles de kilómetros, y aunque al principio tenían la idea de llamarse Four Horsemen of The Apocalypse, debieron pensar que era pasarse un poquillo y rebajaron un poco la maldad implícita del nombre.

Como ellos mismos cuentan, su objetivo en principio era convertirse en una banda de Blues, y ya entonces sabían que encontrarían la típica objeción de “blancos y haciendo blues, pfff”, pero como ellos tenían claro que el Blues es del que lo quiere hacer y como lo quiere hacer, allá que se fueron a patearse su tierra natal haciendo conciertos. Y con unos resultados muy buenos, como demuestra este su segundo disco y que está repleto de respetables canciones.
En el momento de sacarlo a la calle (Smallstone Recordings, 2000), y aunque he encontrado información algo contradictoria al respecto, parece ser que teníamos a Eric Oblander como vocalista (algo de arpa también), Phil Durr en una de las guitarras, Brad Coffin en la otra guitarra y marcándose los coros, Steve Smith en el bajo y (aquí es donde no está muy clara la cosa) a la batería Tim Gahagan.

Su estilo es una mezcla de buen blues rock, puntillo southern manifiesto, aunque son apreciados también por la comunidad stoner por detalles que hacen que se noten sus largas giras en camioneta con los Clutch como acompañantes (sobretodo en sus últimos discos, y algo menos en éste). Y es que a estos chicos nada les va más que un buen concierto regado con abundantes tragos de licor, cerveza y todo los que se les ponga por delante y el público encendido pidiendo más de los que ellos dan, que no es poco oiga (y si no probad a bajaros el estupendo directo de “Blues for Henry…”).

Estas 10 canciones son un derroche de guitarreo del bueno, una armónica del Demonio, reminiscencias de la América profunda por doquier y enormes ganas de pasárselo bien. A destacar el hidden-track Dead Language y She Don’t Know, aunque todo el disco es de una vez, eso os lo garantizo.

¡Disfrutadlo!

PD: Os conmino a que visitéis el MySpace de estos señores, y le echéis un vistazo a sus influencias…¡por si alguien no lo tenía claro!

Escucha “Lightning When I Need”: