Fooz – Space Is Dark…

Fooz Space is Dark... Cover
1. Space is Deep
2. Mine
3. Smoke is Over
4. Earthwind
5. Flower’s on Me
6. Astronomy Domine
7. Earthwind
8. Alone You Stand
9. Merely a Number (Clouds of Words)
10. Flower’s on Me (Unreleased)
11. Cool Guys
12. Mine
13. Smoke is Over
14. Leaf Tale (Unreleased)
15. There Is a Place (Unreleased)
16. Hifooz/Mixhole Masterdoom

Hace poco descubrí este disco, y me sorprendió gratamente saber que la procedencia de este grupo es más cercana a la mía de lo que me podía imaginar.

Grupo ya disuelto, Fooz son de Alicante, España y practicaban un estilo increiblemente personal y de lo más profesional, para lo que nos tienen habituadas las bandas españolas, por lo que da un poco de rabia pensar en que estos chicos pasaron prácticamente inadvertidos a pesar de su enorme talento.

Originariamente una banda de tributo a Black Sabbath desde 1995, en 1998 sustituyen a su batería y a su bajista y se dedican a componer sus propias canciones. ¡Y que acertado! Pablo Banon (batería), Andrés Lizón (bajo, hammond, synth, alguna que otra guitarra), Ignacio Luri (voz, guitarra rítmica) y Juan Ángel Gómez (guitarra solista) crean algo para lo que no estábamos preparados: una increíble mezcla de sonidos psicodélicos, ritmos árabes, toques de sintetizador que se intercalan en los pasajes acústicos e incluso guitarras rayando lo stoner en algunos momentos. Todo ello fruto de los gustos generales del grupo por el Heavy Rock de los 70, los primeros grupos de pop británico y el gusto particular de Juan Ángel por la Ciencia Ficción, el Space Rock y grupos como Gong o Hawkwind (como podemos ver en el tema que encabeza el disco, el cover Space is Deep).

Estas 16 canciones (algunos temas se repiten, aunque son grabaciones distintas, con distinta interpretación) son una recopilación que el sello al que pertenecía la banda, Alone Records, hizo en 2005 del único álbum de la banda llamado Fooz y un EP acústico de 6 temas que nunca llegó a salir a la luz y que los propios Fooz esperaban editar o emplear como caras B de sus próximos discos, aquellos que se quedaron en el tintero para desgracia colectiva.

Estupenda la versión de Pink Floyd, Astronomy Domine, y por supuesto todos los temas propios son enormes. Mine, Flower’s on Me, Cool Guys (aquí se les ve la vena más rockerilla e incluso algo desértica) son temas que , y que me perdonen los aludidos, nunca imaginé que una banda española pudiera fabricar.

Lo único que siento es no encontrar un adjetivo que describa su música para que la gente entienda qué quiero decir. Me imagino que es porque la experiencia de escuchar este disco es totalmente subjetiva, asi que hacedme el favor de darle un repaso y a lo mejor flipáis como yo pensando que estos chicos tuvieron que grabar su único y magnífico disco por las noches, porque por el día curraban como todo hijo de vecino y que finalmente no se hicieron más famosos que la bebida esa refrescante americana…

Escucha “Mine”:

Thee Hypnotics – The Very Crystal Speed Machine

Thee Hypnotics - The Very Crystal Speed Machine Cover
1. Keep Rollin’ On
2. Heavy Liquid
3. Phil’s Drum Acropolis
4. Goodbye
5. If The Good Lord Loves Ya
6. Ray’s Baudelaire
7. Caroline Inside Out
8. Tie It Up
9. Down In The Hole
10. Peasant Song
11. Fragile
12. Look What You’ve Done
13. Broken Morning Has

Bueno, de nuevo pospongo el post que tenía preparado, debido a que he perdido toda la información que estaba lista para publicar, así que en vez de rehacerla, he decidido cambiar de aires mientras la busco.

Para ello he elegido este disco que no es que haya descubierto ahora, ya que lleva algunos años conmigo, pero hace poco que lo rescaté, y me apetecía compartirlo, ya que pienso (puede que esté equivocada, ojo) que este grupo y por ende este disco han pasado en general bastante inadvertidos para el público, sobre todo de esta zona de Europa.

Thee Hypnotics fueron un cuarteto que salió a finales de los 80 de High Wycombe, una pequeña ciudad del noroeste de Londres, con ganas de darle un repasito a algunos clásicos de toda la vida como Cream o Jimi Hendrix, salpimentando con su gusto por los Rolling Stones y sin dejar de introducir algunos toques de MC5 o The Stooges.

La formación original estaba compuesta por Jame Jones (voz), Ray Hanson (guitarra), Mark Thomson (batería) y Will Pepper (bajo) y se convirtieron en los favoritos de la prensa musical británica con sus primer single de 1989 ‘Justice in Freedom’, de 9 minutazos, que supuso según los periodistas de la época “una vuelta a los primeros días del Metal Inglés”.

Entre ese primer single, recogido junto con otros cuatro temas en un EP titulado ‘Live’r Than God!’ y el disco que protagoniza el post de hoy, pasaron 5 años y numerosos gajes del oficio del rock, como drogas y sustituciones, entre otros. Así que ya en el año 1994 nos encontramos con un nuevo batería, Phil Smith, un productor como Chris Robinson (cantante de los Black Crowes), la guitarra siempre increíble de Marc Ford y los teclados de Eddie Harsch, también de los Crowes.

Es destacablemente irónico que a pesar de trabajar para este disco en un estudio de California y con un buen puñado de americanos, los expertos en la materia afirmen que su sonido se acerca mucho más al sonido puramente inglés de los Led Zeppelin o los Stones de finales de los 60, que en cualquiera de sus anteriores trabajos, y que además, fuese el broche final de la carrera de este grupo (aunque no de la carrera musical de sus miembros, ya que por ejemplo Jame Jones fue cantante de Black Moses y actualmente de The Jim Jones Revue).

Desconocido para el gran público aunque enormemente recomendable, solo el estupendo comienzo con ‘Keep Rollin’ On’ y su guitarreo zeppeliano, ya merece la pena como para darle una oportunidad. Tampoco se quedan atrás los otros 12 temas de lo más variopinto, pero que no pierden ni un ápice de calidad y que te hacen viajar en el tiempo unos cuantos años. Para aquellos que nacimos con dos décadas de retraso, tiene su encanto, de verdad.

Escucha “Keep Rollin’ On”: